Comunicación escrita. Cómo diseñar un post casi perfecto

Más allá del contenido, los nuevos hábitos de consumo de información ofrecen también nuevas pautas en cuanto a la forma que conviene respetar.

[Cuesta imaginar, por ejemplo, a alguien leyendo En busca del tiempo perdido de Proust en un smartphone].

Por ello, salvo en los casos en los que el prestigio del autor o del medio realicen este trabajo previo, conviene observar algunas reglas imprescindibles para enganchar al lector y tener, al menos, la oportunidad de que compruebe si el texto merece la pena.

¿Cuáles son algunas de ellas? 

  • UN TITULAR que atraiga la atención, despierte el interés, sea breve y, quizá lo más importante, condense la idea principal del artículo.

Cada vez más, leemos titulares que nos invitan a un texto cuyo parecido con la frase que lo encabeza es pura coincidencia. Error!

Hasta el 80% del éxito de nuestro texto, en palabras del genio de la publicidad David Ogilvy, puede depender de la fuerza y calidad del titular. 

  • LO MÁS IMPORTANTE, CUANTO ANTES MEJOR. Si seguimos la estructura periodística, deberíamos crear una entradilla que desarrollara el titular y nos ofreciera un gancho irrenunciable para seguir leyendo.


Qué recursos suelen funcionar bien: una cita que condense parte de la idea que vamos a exponer; una cifra, un dato, una estadística… que nos permitan reforzar las ideas posteriores; una fotografía o un vídeo que ilustren nuestras palabras… 


  • ADAPTARNOS AL PÚBLICO: pensar en escribir para que nos lean en un smartphone o una tableta. La lectura en una pantalla tiene algunas singularidades que conviene respetar.

No son los soportes ideales para la lectura, pero son los más utilizados.

A veces la selección de lo que se lee o se desecha se realiza en segundos; por eso es tan importante ir cumpliendo etapas: titular, párrafos iniciales… 

  • Y a partir de aquí, OFRECER UNA LECTURA LIMPIA: 

Frases cortas. 
 
Párrafos reducidos. 

 
Introducir listados y viñetas para facilitar la lectura, hacerla más cómoda y fluida. 


– Que el texto respire, que haya suficiente espacio entre párrafos para que la vista descanse y la sensación sea más placentera.

Utilizar la tipografía para hacer llamadas de atención, con la utilización de cursivas en las citas o negritas en las palabras o frases que queremos destacar. 

  • UN ESTILO SENCILLO, directo y claro. Ante la duda, siempre podemos volver al clásico sujeto, verbo y complemento.
  • Y una EXTENSIÓN QUE NO SUPERE LAS 400 O 500 PALABRAS.

¿Qué te parecen? ¿Cuáles añadirías?

———————–

Enlaces relacionados:


Y en este mismo blog:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.