Comunicación e imagen pública ¿Cómo responder con éxito a preguntas complicadas?

¿Cómo preparar una entrevista, una comparecencia ante los medios, una ronda de preguntas tras una clase o una exposición?

Como en muchos otros ámbitos de la comunicación, la preparación es el aspecto más importante.
No conocemos las preguntas que nos trasladarán pero sí debemos saber con todo detalle el discurso que queremos trasladar.
El objetivo ha de ser transformar cada pregunta en una oportunidad para colocar nuestro mensaje. Una oportunidad, no una amenaza. Así, podremos adelantarnos a las cuestiones y no tener que reaccionar ante ellas.
Un breve catálogo de preguntas, a priori, complicadas puede incluir:
  • Preguntas cuya respuesta ignoras. En determinados contextos, mostrar tu desconocimiento –más allá de una loable actitud de humildad- puede conllevar una pérdida de credibilidad.
 
Por ello, es mejor contestar lo que sí sabemos, contextualizar la pregunta y ofrecer datos que nos avalen. 
 
Es lo que Juan Quesada describe magistralmente como abrir (ampliar el ámbito de la pregunta) o cerrar el zoom (limitarte a explicar algún detalle sobre el que sí tengamos datos).

  • Preguntas que plantean hipótesis. Siempre hay que remitirse a hechos; las especulaciones, para la bolsa. 

 

Y en este sentido, qué mejor oportunidad que reiterar nuestro mensaje clave.

  • Preguntas que solicitan una opinión personal. Si eres portavoz o representante de una empresa o institución, no tiene sentido –ni le interesa a nadie- tu opinión particular sobre determinado asunto. 

 

Abstente de hacer comentarios u ofrecer opiniones que no estén en consonancia con la estrategia de comunicación de la institución para la que trabajas.


  • Yes/no questions. Cuando la respuesta parece muy obvia huye de ella, casi siempre esconde una trampa.

 

No conviene, casi nunca, cerrar la respuesta. Si lo hacemos, es casi seguro que una nueva pregunta nos pondrá en dificultades.


  • Preguntas sobre personas ausentes. Sigamos la sabiduría popular y huyamos de críticas. Nueva oportunidad para colocar nuestro mensaje sin caer en descalificaciones; sobre todo si se trata de compañeros de profesión, partido político, institución…

 

  • Preguntas que se repiten una y otra vez. Una de las virtudes periodísticas es la insistencia, nos pueden plantear 20 veces la misma cuestión de diferente forma. 

 

Ante esta situación, hay dos aspectos clave que siempre hemos de respetar: nunca perder los nervios (responder con naturalidad y a ser posible con una sonrisa) y remitirse siempre al mensaje clave, no improvisar en cada ocasión.

De este modo, cada pregunta puede convertirse en una oportunidad para reforzar nuestra línea argumental y vender nuestras propuestas, ideas, enseñanzas…
—————————-
Enlaces relacionados

4 Comentarios

  • ENRIKE MENA KAVIEDEZ
    Posted 07 marzo 2012 02:59

    Excelente resumen. Será genial con algunos ejemplos básicos sobre cada aseveración. Sobre todo en el capítulo sobre las preguntas fáciles que esconden trampas.

  • Luis Miguel Díaz-Meco
    Posted 07 marzo 2012 06:00

    Recojo el guante Enrike, a ver si en un próximo artículo traduzco a ejemplos cada tipo de pregunta :))

    Muchas gracias por el comentario. Celebro que te haya parecido interesante.

    Un saludo

  • Yady
    Posted 07 marzo 2012 15:51

    Muy buen artículo Luis Miguel, gracias por los datos. Te seguiré por twitter
    saludos
    @Yadyra

  • Luis Miguel Díaz-Meco
    Posted 07 marzo 2012 16:34

    Muchas gracias Yadyra.

    Será un placer continuar la conversación en Twitter.

    Bienvenida al blog

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.