Comunicación de crisis. El ejemplo de la Universidad Rey Juan Carlos

Si quieres gozar de una buena reputación, preocúpate en ser lo que aparentas ser”. Sócrates

Uno de los principales activos de la comunicación es la adecuada gestión de la imagen y la reputación, ya sean propias o corporativas.

Se trata de un proceso difícil porque -como explica la cita que encabeza este texto- la importancia radica en lo que eres o dicho de otro modo: “La comunicación no es hablar, es hacer; y luego si sabes contarlo bien, mejor que mejor” (Carlos Chaguaceda, director de Comunicación de Coca-Cola).
“Llegué a las diez de la noche a la estación de Chamartín después de una semana de vacaciones. Me acerqué al cajero automático a sacar dinero para coger un taxi. De repente vi que tenía 12.000 euros en mi cuenta. Pensé que el cajero se había vuelto loco porque solamente tenía 2.000 euros de ahorro. Al día siguiente volví a meterme en mi cuenta y vi que tenía un ingreso de 10.000 euros. En el concepto se podía leer: Indemnización por despido. Así me ha echado a la calle la Universidad Rey Juan Carlos”. 
El relato corresponde a una profesora de Estadística de esta universidad pública de Madrid, que recibió el finiquito un jueves. El burofax en el que le notificaban la carta de despido no llegó hasta el día siguiente.
Quién es el responsable de tal ejercicio de irresponsabilidad y falta de respeto a la institución y, sobre todo, a unas personas que pasan de profesores universitarios (doctores) a desempleados en cuestión de horas, en pleno periodo de vacaciones y sin que medie comunicación de un responsable de la organización.
La excelencia que puede leerse en el encabezamiento de su página web ha de demostrarse previamente para hacerse merecedor de ella.
Los responsables de esta, no olvidemos, institución educativa pública han demostrado una ausencia absoluta de tacto, delicadeza, empatía, sensibilidad… que linda directamente con una preocupante ausencia de principios.

Ejemplos como este son cada día, por desgracia, más habituales. Por ello, me voy a permitir compartir algunas pautas que conviene siempre tener presentes para no pasar de excelente a muy deficiente, en comunicación y, sobre todo, en valores:

¿Has vivido o conoces algún otro ejemplo de una gestión tan nefasta de la comunicación en casos similares?

2 Comentarios

  • davidrjordan
    Posted 29 agosto 2012 20:37

    Por desgracia sí, tambien conozco un caso muy similar. Una amiga con contrato fijo en la Cruz Roja ha sido despedida 10 minutos antes de vacaciones las vacaciones, entregandole la carta un mensajero. Lo perverso del caso es que tanto la persona responsable de RRHH como su jefe llevaban varios dias de vacaciones, por lo que habian dejado todo listo con tiempo. Patetico.

    • Luis Miguel Díaz-Meco
      Posted 29 agosto 2012 20:51

      Lo peor de todo David es que, lamentablemente y como en otras muchas cosas, casi nos estamos acostumbrando.

      Y deberíamos, cuando menos, indignarnos y denunciar estas situaciones por lo que muestran de ausencia de valores y de calidad humana de determinados (ir)responsables.

      Tanto la Universidad, pública, Rey Juan Carlos como Cruz Roja son instituciones que dependen en buena medida de su imagen, de su reputación, de su relación con sus públicos… Y no se puede predicar algo diferente a lo que se es y a lo que se demuestra.

      De todos nosotros depende que, más pronto que tarde, este tipo de conductas se paguen en descrédito y en pérdida de clientes.

      Gracias por asomarte al blog David y un cordial saludo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.