Comunicación 2.0, asignatura pendiente

En línea con lo comentado ayer, me gustaría compartir varias referencias publicadas en las últimas horas que abundan en las conclusiones que apuntábamos sobre la incidencia de la comunicación 2.0 en buena parte de las empresas e instituciones.

En primer lugar, El Espacio del Dircom recoge un estudio, el European Communication Monitor 2010, que revela con relación a las redes sociales y a la comunicación online que «el 45% de las agencias y departamentos de Comunicación aún no han implantado los requisitos básicos para su implantación (sic) en las empresas» a pesar de que ambos aspectos «han experimentado un aumento del 15,2% en los últimos 12 meses«.

En esta misma dirección, la revista Vive Toyota 360º (innaccesible en internet) publica un artículo de Javier Celaya (autor de La empresa en la web 2.0) en el que, entre otras cuestiones, señala: «Aunque Internet se ha convertido en pocos años en el principal canal de información para la mayoría de los consumidores, las empresas siguen utilizando un modelo de comunicación que informa a sus públicos objetivos (clientes y potenciales) sobre sus productos y servicios, pero no establece relación con ellos«; para añadir como colofón: «Aquellas empresas que incorporen las herramientas 2.0 en su estrategia de comunicación empresarial obtendrán una ventaja competitiva frente a sus competidores ya que convertirán a sus clientes en los principales portavoces de la marca en Internet«.

Por último y como ejemplo de los beneficios que ofrece la comunicación como herramienta estratégica, quisiera citar el caso de Spanair, compañía muy castigada, y con justicia, por su desastrosa gestión del accidente de 2008 en Barajas y que con motivo de la erupción del volcán islandés Eyjafjalla parece haber rectificado y ha adoptado un papel muy activo, tomando la iniciativa y fomentando valores como la transparencia, la empatía y la gestión corporativa y de imagen en una situación de crisis (justo aquéllos que despreció inconscientemente con anterioridad).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.