Comunica lo extraordinario. Recetas de Seth Godin para el éxito

“… [En tiempos como los actuales] Lo más arriesgado que se puede hacer es ser prudentes”
Ser muy bueno es aburrido, mediocre y [por tanto] una de las peores cosas que se pueden hacer (…) porque la gente no lo nota”
Estas afirmaciones, pretendidamente provocadoras, están incluidas en el vídeo que encabeza y ha servido de inspiración a este artículo.
En él, Seth Godin explica cómo las reglas del juego han cambio y cómo debemos adaptarnos a un nuevo entorno si queremos tener éxito. Su mensaje, directo y claro, está dirigido al mundo del marketing pero tiene muchos elementos comunes con la comunicación.
“Lo que provoca qué se decide, de qué se habla, qué se hace (…), qué se compra (…) es que algo sea excepcional, extraordinario[remarkable, en el vídeo]”
Y en muchas ocasiones, prosigue Godin, no se trata del producto en sí sino de si somos capaces de propagar una idea.
Su argumentación es bien sencilla. Hace unos años los medios de comunicación, especialmente la televisión, nos aseguraban la difusión de una idea o un producto.
Hoy, ya no es posible. Nuevas reglas exigen nuevas formas de comunicar.
Ante una oferta tan inmensa, como la que a diario recibimos, no prestamos atención a los mensajes. El ejemplo es el de una carretera, en cuyo entorno pacen tranquilamente unas vacas, invisibles para los ocupantes de un coche…  
A menos que ofrezcamos una imagen nueva, fresca, sorprendente… de estas mismas vacas. Si fueran moradas, seguramente captarían la atención de todos los conductores, habría incluso algunos que pararían a admirarlas de cerca.
En resumen, las ideas que se extienden, ganan; sin importar el sector en el que nos movamos.
Pero para ello, hemos de ser capaces:
  • De identificar lo que la gente quiere.
  • Captar su atención para poder influirles.
  • Y darles lo que piden.
¿Cómo? Hemos de obviar la receta tradicional de dirigirnos al mayor número posible de personas y centrarnos en una parte muy pequeña de nuestro público objetivo, los innovadores, los early-adopters…                                                     
Ellos se convertirán en embajadores (prescriptores) de nuestra marca, de nuestro producto, de nuestra idea… y, si es realmente buena, triunfará.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.