ID-100391509_optSe va a acabar demostrando que existe una correlación entre ser una buena empresa para los trabajadores y los buenos resultados, David Tomás, director general de Cyberclick Group

¿Qué hace de una empresa un buen lugar para trabajar?

¿Se traduce de alguna manera esa preocupación por los empleados en unos mejores resultados económicos?

¿Hay factores más importantes que el sueldo para atraer y retener el talento?

A las dos últimas preguntas, la respuesta es un rotundo SÍ. A pesar de que la práctica diaria de empresas e instituciones se empeñe en llevarnos por otros caminos.

Si tienes dudas, respondamos a la primera pregunta.

  • La jerarquía laboral, tal y como la conocemos, ya no es capaz de responder a los desafíos de un número creciente de empresas. En determinados sectores y entornos (aquellos más dinámicos, que dependen más del talento y la innovación…), se está comenzando a apostar por otros modelos. El jefe, por el hecho de ser jefe, no tiene siempre razón, ni su criterio -por supuesto- es el más válido. Si la inteligencia colectiva se ha demostrado mucho más valiosa y útil que el razonamiento individual, ¿por qué no aplicarla a la empresa?
  • El buen ambiente laboral y la felicidad en el trabajo favorecen la motivación. Y una plantilla implicada registra unos resultados económicos considerablemente mejores, entre un 3 y un 5 %, según un estudio de la consultora Towers Watson.

Las organizaciones no tienen que elegir entre personas y resultados, se llega a los resultados a través de las personas, Santiago Vázquez

  • El dinero ya no es el principal factor de motivación, si alguna vez realmente lo fue. Existen evidencias científicas que muestran que a partir de cierto nivel, las mejoras salariales no contribuyen a un incremento de la motivación. Otros factores, como la formación, conocer y compartir determinados valores y objetivos de la empresa, un entorno innovador, que se reconozca y aliente el talento, son mucho más determinantes. Incluso disfrutar del trabajo que se realiza o de un buen ambiente laboral están por encima 😉
  • La transparencia, también interna, dejará de ser opcional dentro de poco. Tal y como está ocurriendo en política -un entorno enormemente opaco-, las demandas sociales nos dirigen ineludiblemente hacia esta dirección.

La transparencia dejaría de ser un problema si las empresas aplicaran «modelos de remuneración inteligente que determinaran los niveles retributivos de los empleados en función de su grado de responsabilidad, actividad y contribución a los resultados de la organización», Ernesto Poveda, presidente de la consultora de RR. HH.  ICSA.

  • Los empleados son los que fijan sus propios objetivos profesionales, a partir de sus necesidades de conciliación, por ejemplo. Esta flexibilidad, que marca el grado de dedicación, es la responsable también de la remuneración individual.

Si todo esto te parece ciencia ficción, te invitó a que revises la historia de Cyberclick, una empresa española que lidera por tercer año consecutivo la clasificación de calidad internacional de los lugares de trabajo de hasta 49 empleados, elaborado por Great Place to Work.

Porque si lo único que garantiza el éxito de las empresas es la manera de tratar a sus empleados (José María Gasalla), me temo que aún no hemos entendido el mensaje.

Fuente de la imagen: Freedigitalphotos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.