Redes Sociales Digitales

Redes sociales digitales en los ayuntamientos españoles, VV. AA.

Si hay un entorno que se adapta como un guante a la esencia, filosofía y posibilidades del uso de las redes sociales ese es la administración pública.

Si hay un entorno ideal para un uso adecuado de las redes sociales ese es la administración pública Clic para tuitear

La realidad -sin embargo- deja bastante que desear.

Recientemente, la red social de la administración pública Novagob ha publicado un estudio sobre redes sociales y administración pública que muestra muchas de sus carencias y de las enormes oportunidades que se abren para su uso.

Los datos obtenidos el estudio provienen de un cuestionario enviado a 139 ayuntamientos españoles, con más de 50 000 habitantes y al menos un perfil institucional en una red social. A pesar de lo reducido de la muestra (se obtuvieron finalmente 122 respuestas) y de que las valoraciones provengan de los responsables de su gestión, muchos de los aspectos recogidos invitan a un sosegado análisis:

  • Las plataformas más utilizadas son Facebook (96 %), Twitter (96 %) y YouTube (83 %). Tras estas, se produce un salto hasta el 57 % de Instagram.
  • La percepción de los responsables de su gestión es… Efectivamente, muy positiva 😉 Más del 85 % considera que su desarrollo es medio o alto y un 9 % estima que su desarrollo es máximo. Sesgo de autoservicio de manual, ese que nos invita a pensar que todos somos mejores conductores que la media (circunstancia imposible estadísticamente).
  • Los encuestados estiman igualmente que las redes sociales han mejorado mucho  (45 %) o totalmente (21 %) el nivel de transparencia de sus instituciones. Bien utilizadas, pueden ser un gran apoyo pero el compromiso político e institucional con la transparencia debe ser previo. Las redes sociales, por sí mismas, solo pueden hacer más visible una realidad que existe o no.
  • El gran inhibidor, según se señala, para el uso de las redes sociales es la ausencia de recursos, para el control, evaluación y mantenimiento de las redes sociales. Además, se constata la falta de cultura organizativa en la administración, es decir, la fuerza de la costumbre, el escaso aprecio por la innovación y la enorme distancia que sigue existiendo en la administración pública entre la realidad, las demandas ciudadanas, y los hábitos de trabajo.
  • El 64 % de los ayuntamientos declararon carecer de un plan de comunicación que incluyera las redes sociales y el 68 %, de una mera guía de uso de redes sociales.

Ningún viento es bueno para el barco que no sabe dónde va, Lucio A. Séneca

  • Es más, una gran mayoría (no se detalla en el estudio) no dispone de asignación presupuestaria para la gestión de las redes sociales. Y otro número destacable (tampoco se cuantifica) no emplea a tiempo completo a ninguna persona. Así, se hace muy difícil defender la necesaria modernización de la comunicación en las administraciones públicas.
  • De hecho, el 45 % de las personas que gestionan la comunicación en el entorno digital no ha recibido ningún tipo de formación. La formación, concretamente en este ámbito, no solo es imprescindible sino que, además, debería ser continua.

Las conclusiones podrían parecer desalentadoras pero encierran, de forma paralela, una enorme posibilidad de desarrollo, en la medida en la que seamos capaces de ir corrigiendo estas deficiencias y errores en su gestión.

Si tenemos el diagnóstico, el tratamiento es solo cuestión de medios… y voluntad.

—————————–

Puedes consultar los resultados de un estudio similar realizado sobre el estado de la comunicación interna en la administración pública.

Deja un comentario

Compartido