Cambia el chip. Chip & Dan Heath

En un entorno como el actual, en el que el cambio es lo único constante (Lou Marinoff), se hace casi imprescindible un libro como el escrito por los hermanos Heath.

En el entorno actual, el cambio es lo único constante Clic para tuitear

Ofrece todo un manual (repleto de ejemplos, estudios y análisis científicos) para cambiar nuestro chip interior y ser capaces de afrontar con éxito los cambios.

Algunas de las enseñanzas que nos traslada son las siguientes:

Lo normal es resistirse a los cambios

La novedad no es bienvenida. El terror del cerebro a adaptarse a nuevas reglas del juego, el pánico a perder el control de la situación, la inercia de las costumbres (…) el peso de la tradición (…) se alían para poner obstáculos a la innovación y al cambio, Eduardo Punset

Por eso, si queremos cambiar un comportamiento, es básico apuntar a nuestro lado emocional

Es el principal responsable de que nuestros esfuerzos de cambio fracasen. Porque si nuestro lado racional y emocional difieren sobre el camino a tomar, ¿alguien duda de que vencerá nuestra parte más emocional?

Como señala Daniel Kahneman, es imposible cambiar las percepciones de una persona a base de razonamientos.

Es imposible cambiar las percepciones de una persona a base de razonamientos Clic para tuitear

Solemos renunciar a las compensaciones a largo plazo porque exigen sacrificios inmediatos. [Piensa en esos hábitos de ejercicio o alimentación que constantemente nos proponemos y no siempre logramos 😉 ]

El cambio no es difícil por pereza o resistencia sino porque es agotador

En ocasiones, lo que consideramos como resistencia no es sino falta de claridad. Si queremos que la gente cambie, hay que dar unas pautas muy, muy claras.

Por todo ello, cuantas más opciones se nos ofrezcan, peor, más nos fatigamos.

En el libro se señala el ejemplo de una exposición de jamones con dos expositores (24 y 6 jamones). Nos seduce más una oferta más amplia pero, curiosamente, a la hora de comprar, las posibilidades de hacerlo en la tienda con menos productos aumentan hasta 10 veces. Sufrimos la llamada parálisis de la decisión.

Debemos explotar la fuerza, el poder de las excepciones. En un proceso de cambio, no te obsesiones con los fallos, investiga y clona los éxitos.

Se nos da mucho mejor quejarnos que elogiar y esto arruina muchos procesos de cambio. Hemos de buscar las excepciones, aquello que funciona, lo que va bien… y recompensarlo.

Somos increíblemente sensibles al entorno y la cultura

La obesidad o el consumo de alcohol son contagiosos. Cuando una persona se vuelve obesa, la probabilidad de que sus amigos íntimos también lo hagan ¡se multiplica por tres!

La perseverancia y tener un objetivo claro son básicos

Está comprobado científicamente que cuanto más te expones a algo, más te gusta y que el cambio es más fácil cuando sabes adónde vas. No lo olvidemos 😉

Cuanto más te expones a algo, más te gusta y el cambio es más fácil cuando sabes adónde vas Clic para tuitear

Y para terminar, una anécdota sobre IBM y su exdirector Tom Watson:

En los años 60, un ejecutivo de la compañía tomó una decisión que acabó haciendo perder a la empresa unos 10 millones de dólares.

Tom Watson llamó al ejecutivo a su despacho y le dijo:

  • ¿Sabes para qué te he hecho venir?

A lo que el ejecutivo respondió:

  • Supongo que para despedirme.

Watson le miró sorprendido y le dijo:

  • Por supuesto que no. ¡Acabo de invertir 10 millones en tu educación!

————————-

Si te ha gustado el artículo, te recomiendo que eches un vistazo también a este otro libro de los mismos autores (Decídete. Cómo tomar mejores decisiones en la vida y en el trabajo) y a las reseñas de otros títulos que me han parecido igualmente interesantes.

Fuente de la imagen: Freedigitalphotos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.