Bienvenido el empleado 2.0, ¿adiós a la empresa 1.0?

Empleado 2.0, “aquel que utiliza asiduamente las tecnologías y las redes sociales para aumentar su rendimiento en el trabajo”.
Empresa 1.0, “anclada en sistemas obsoletos y pocos productivos”, desde el punto de la incorporación en las empresas de las herramientas tecnológicas.
[Ambas definiciones están extraídas del primero de los artículos recomendados que aparecen al final del artículo].
Aunque con algunos matices, esta puede ser una definición tipo de los nuevos perfiles de organizaciones y empleados que el entorno 2.0 está ayudando a crear.
Las ventajas en el primer caso (2.0) tienen que ver con la actitud y las capacidades que una persona de este perfil puede representar:
  • Colaboración
  • Participación
  • Creatividad
  • Innovación
  • Flexibilidad (mayor predisposición al cambio)
  •  …
Para una empresa, las oportunidades que ofrece este modelo son igualmente notables:
  • Capacidad de escucha
  • Diálogo
  • Inteligencia colectiva (resolución del problemas complejos)
  • Involucración de los empleados en retos comunes
  • Rediseño continuado del futuro en el que se mueve la organización.
El problema surge cuando es la propia empresa (sus responsables) la que se opone a los nuevos tiempos y considera los medios sociales y el entorno 2.0 como una pérdida de tiempo.
El caso de las organizaciones públicas es aún más evidente.
No solo por las ventajas que supone trasladar esta mentalidad hacia el interior sino por las enormes, y aún no exploradas, opciones de implicar a los ciudadanos en este modelo.
Para los que aún tengan alguna duda, un ejemplo más que ilustrativo en el ámbito privado:

Y en el público, web del Gobierno vasco
—————————
Artículo relacionado:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.