El diagnóstico perfecto, ¿saben ustedes cuál es? Es la autopsia, pero llega tarde, Federico Mayor Zaragoza, exdirector general de la Unesco

Como dijo el emprendedor e inversor James Altucher: «No importa quién seas, no importa lo que hagas, no importa quién sea tu audiencia: el 30 % lo amará, el 30 % lo odiará y al 30 % no le importará».

Y en una crisis como la que estamos viviendo, con la pandemia del COVID-19, las opiniones -no digamos ya los sentimientosse polarizan. En ocasiones, pudiera dar la impresión de que se analizan fenómenos diferentes dada la divergencia de datos y reflexiones que se realizan sobre sus causas, desarrollo o gestión.

En el caso de España en particular, los análisis, siempre a posteriori, muestran cierta unanimidad: no se vio venir la crisis, no se atendieron las alarmas que ya mostraba la situación en otros países y se actuó tarde. Desde The Guardian (How did Spain get its coronavirus response so wrong?) a El País (Crónica de una epidemia que nadie vio venir), por citar dos cabeceras tradicionalmente cercanas al actual gobierno español, el tono es bastante similar.

En comunicación hay un mantra de Frank Luntz que todos deberíamos aplicarnos: «Lo importante no es lo que dices sino lo que la gente entiende».

Grabémonos este mantra, a fuego: Lo importante no es lo que dices sino lo que la gente entiende Clic para tuitear

¿Y cómo blindarse frente a tal diversidad de públicos, conocimientos previos, desempeño profesional, intereses personales, vinculación con la enfermedad…?

La transparencia parece una apuesta siempre ganadora. Muy difícil de aplicar en ocasiones, por mentalidad y temor. A veces, sin embargo, recurrimos a ella para justificar nuestras acciones, como en los juicios, siempre a posteriori.

Como afirma Marcos de Quinto, exvicepresidente de Coca-Cola, en su libro Notas desde la trinchera, «La transparencia es la mejor receta para aunar esfuerzos y voluntades (…)»

No te va a librar de las críticas respecto a los resultados, más en el plano político, pero sí puede mejorar notablemente la percepción de cómo se toman las decisiones.

Cómo blindar tu mensaje frente a la diversidad actual de públicos. La transparencia es la mejor receta para mejorar la percepción de cómo se toman las decisiones Clic para tuitear

Porque como explicaba Nassim Nicholas Taleb en El cisne negro: «Narramos muy bien hacia atrás, inventamos historias que nos convencen de que comprendemos el pasado».

Asegura la trazabilidad de tus decisiones, podemos equivocarnos, pero que no te acusen de no haber sido transparente.


Fuente de la ilustración: Pixabay 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.