El lecho de Procusto. Aforismos filosóficos y prácticos. Nassim Nicholas Taleb

Tras el paréntesis veraniego, iniciamos la temporada con la reseña de un libro que, desde luego, no deja indiferente.

Si conoces la obra de Nassim N. Taleb, te va a encantar.

Y si no, te animo enormemente a que la descubras: Antifrágil o El cisne negro ofrecen razones más que suficientes para engancharse a un pensador contracorriente y con un ácido sentido del humor, delicioso en ocasiones, obsesivo hasta el cansancio en sus reproches a economistas, corredores de bolsa o periodistas. [Acaba de publicar su último título, disponible de momento solo en inglés: Skin in the game].

El lecho de Procusto recoge buena parte de su pensamiento en píldoras, porque como se explica en su prólogo:

Los aforismos, las máximas, los proverbios, los dichos breves son la forma literaria más antigua (…) Poseen la compacidad cognitiva del eslogan, aunque son más potentes y elegantes (…)

Además, tal y como recoge la metáfora que da título al libro, cada aforismo permite afrontar los límites de nuestro conocimiento y embutir la vida en categorías, mucho más asimilables.

  • A la larga es más probable que te engañes a ti mismo que no que engañes a otros
  • La persona a la que más temes contradecir es a ti mismo
  • Las empresas farmacéuticas son mejores inventando enfermedades que encajen con fármacos existentes que inventando fármacos que encajen con enfermedades
  • Para llevar a un tonto a la quiebra, dale información
  • El mundo académico es al conocimiento lo que la prostitución es al amor: a primera vista se parecen, pero no son exactamente lo mismo para el que no es un incauto
  • No hay un estado intermedio entre el hielo y el agua, pero hay uno entre la vida y la muerte: un empleo
  • El rasgo característico del fracasado es lamentarse, en términos generales, de los defectos, los prejuicios, las contradicciones y la irracionalidad de la humanidad, pero sin explotarlos para su propia diversión y beneficio
  • A partir de Catón el Viejo ha aparecido una clase de madurez en la que uno empieza a acusar a la nueva generación de «superficialidad» y a ensalzar a la anterior por sus «valores»
  • Si los imbéciles con poder no te encuentran «arrogante» significa que haces algo mal
  • La buena vida -la vita beata- es como leer una novela rusa: hay que bregar durante doscientas páginas con los personajes antes de empezar a disfrutar de las cosas. Entonces es cuando la agitación empieza a tener sentido
  • Estudiar la obra y los hábitos intelectuales de un «genio» para aprender de él es como estudiar el atuendo de un chef para emular su cocina
  • No contratemos nunca a un estudiante de matrícula a menos que sea para hacer exámenes
  • La gente tiende a susurrar cuando dice la verdad y alza la voz cuando miente
  • Para muchos, en lugar de buscar una «causa de la muerte» cuando fallecen, deberíamos buscar una «causa de la vida» cuando aún siguen por aquí
  • Una heurística sobre si tienes el control de tu vida: ¿puedes echarte siestas?
  • En los libros normales, lee el texto y sáltate las notas; en los escritos por académicos, lee las notas y sáltate el texto; y en los libros empresariales, sáltate el texto y las notas
En los libros normales, lee el texto y sáltate las notas; en los escritos por académicos, lee las notas y sáltate el texto; y en los libros empresariales, sáltate el texto y las notas. Nassim N. Taleb Clic para tuitear
  • Corolario de la ley de Moore: cada diez años, la sabiduría colectiva se reduce a la mitad
  • Lo que ha hecho que la medicina haya engañado a la gente durante tanto tiempo ha sido que sus éxitos se han publicitado enormemente y que sus errores (literalmente) se han enterrado
  • Principio general: las soluciones (normalmente) deben ser más simples que los problemas.
  • La mediocridad no puede afrontar más de un enemigo
  • El mercado bursátil en pocas palabras: los participantes esperan con calma en la cola del matadero pensando que la cola es para un espectáculo de Broadway
El mercado bursátil en pocas palabras: los participantes esperan con calma en la cola del matadero pensando que la cola es para un espectáculo de Broadway. Nassim N. Taleb Clic para tuitear
  • Anuncia las buenas noticias con cuentagotas; las malas, de golpe
  • La desgracia de la era de la información es que la toxicidad de los datos aumenta con mucha más rapidez que sus beneficios
La desgracia de la era de la información es que la toxicidad de los datos aumenta con mucha más rapidez que sus beneficios. Nassim N. Taleb Clic para tuitear
  • A quienes les gustan las reuniones se les debería prohibir asistir a ellas.

Se admiten comentarios, incluso críticas, pero recordad:

Una buena máxima te permite decir la última palabra sin iniciar siquiera una conversación

Feliz regreso a septiembre y a su bendita/maldita rutina, según gustos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartido