Tenemos una capacidad casi ilimitada para ignorar nuestra ignorancia, Daniel Kahneman

Como el papel, la comunicación lo aguanta, casi, todo. Si hay una profesión que alberga estereotipos, mitos e imágenes comunes que en absoluto se corresponden con la realidad, esa es la comunicación.

Y es que siempre es mucho más sencillo, rápido y cómodo asirnos a los estereotipos que analizar nuestros juicios para saber si están sustentados en algún dato.

Por eso he leído con mucha más complicidad que indignación alguna recopilación reciente (tienes las referencias al final) sobre los mitos que acompañan la labor de los profesionales de la comunicación, en parte porque la comunicación tiene muy mala comunicación:

Comunicación es igual a publicidad

Pues no. Tanto los fines como las técnicas que se utilizan son completamente diferentes, y más en un entorno como el actual. Si nuestro trabajo se confunde, tenemos un serio problema.

La comunicación se basa en distorsionar la verdad

En parte por errores propios, esa es en muchos casos la imagen que proyectamos.

Si utilizáramos el símil de la belleza física, el maquillaje no sería comunicación. Ni siquiera la liposucción. La comunicación debería hacer posible un cambio de hábitos (ejercicio físico, alimentación…).

Ya sabes: ser, hacer y, solo entonces, comunicar.

Los profesionales de la comunicación carecen de ética

Más bien todo lo contrario. Sin unos sólidos valores éticos, que incluyan: transparencia, honestidad, integridad, confianza…, la comunicación no es tal.

No es preciso tener grandes cualidades para dedicarse a la comunicación

La investigación, la estrategia, la capacidad de trasmitir mensajes creativos y persuasivos, el sentido crítico, el gusto por el detalle, la capacidad de trabajo… se corresponden con otras profesiones. En comunicación es suficiente con que te guste la gente, la vida social, tengas labia y digas siempre todo aquello que quiere escuchar tu cliente (o jefe).

Si tienes buenos contactos en los medios, está todo hecho

No es raro ver anuncios en los que se solicitan responsables de comunicación y en los que se indica como requisito indispensable tener contactos (buenos, se intuye) en medios de comunicación.

Nunca lo he entendido. Qué tienen que ver las relaciones personales con las profesionales. Los vínculos se construyen y fortifican a partir de una relación de mutuo respeto y consideración por las necesidades ajenas. Si dependes de tus amistades para desarrollar tu labor…

Y eso sin entrar en el entorno actual, donde los medios tradicionales de comunicación tienen cada día una influencia relativa menor.

Y obvio otros estereotipos que tienen que ver con nuestro gusto por el alcohol y otro tipo de sustancias, incluso ilegales, gracias a nuestra vida licenciosa.

En fin…

Artículo basado en:

Otro texto relacionado, en este mismo blog:

Fuente de la imagen: Freedigitalphotos

Deja un comentario

Compartido